Centro de recursos para la inclusin educativa
México, D.F. Tel: 52 (55) 5665 3873
Facebook Twitter Blog You Tube

Testimoniales

Testimonios de los Diez Años de Trabajo de Declic por la inclusión educativa:
 
8. Alicia Molina
 
Todos los niños, pero de manera especial los niños y niñas con discapacidad han venido a contradecir. A poner de cabeza nuestras certezas simplistas.
 
Por ejemplo, fuimos educados pensando que los padres tenemos la misión de educar y ayudar a crecer a nuestros niños; sin embargo, ellos son quienes nos cuestionan y para darles respuestas los padres estamos obligados a cambiar y a crecer.
 
La mayor parte de las familias que tuvieron hijos con discapacidad en la década de los 70 compartimos un largo viaje a través de diferentes paradigmas de la discapacidad
 
Cuando Ana nació, el primer diagnóstico, que correspondía al paradigma de la época, fue que estaba enferma de parálisis cerebral infantil; había que buscar un buen médico que prescribiera el tratamiento que la iba a curar. Vino el peregrinaje en busca de alguien que nos dijera lo que queríamos oír.
 
Pero no, nadie nos aseguró que iba a sanar. Vinieron palabras nuevas. La Parálisis cerebral y la discapacidad intelectual son condiciones de vida. Lo que urge es rehabilitación, la mejor calidad de rehabilitación. No importa cuánto cueste ni cuantas horas al día le tengan que dedicar. Hay que empezar también con la educación especial… ella es una niña especial, tiene necesidades especiales… necesita un especialista…
 
Hay que buscar la mejor escuela especial para que un día resuelva todos sus problemas y pueda incorporarse a la escuela “normal”. Ese día se fue posponiendo, posponiendo… nunca llegó.
 
Transitamos al modelo de educación integrada, los grupos especiales dentro de la escuela regular iban a permitir que ella se integrara algunas horas al día con los niños “normales” en actividades como el lunch, música, pintura, deporte. Ah no, ella deportes mejor no, por la silla, ¿ves?
 
Yo, y conmigo muchas madres que nos acompañamos a través de la revista Ararú, donde compartimos experiencias y logramos que nuestros aciertos y errores fueran útiles para otras familias, fuimos pasando juntas de un paradigma a otro.
 
Finalmente dimos el gran salto de la integración a la inclusión
 
Hubiera agradecido que alguien me explicara desde el principio que el objetivo era la inclusión social y ampliar el margen de su autodeterminación como persona. Creo que el camino hubiera sido más corto, menos difícil, para Ana y para nosotros.
 
La inclusión es la construcción de espacios sociales que respondan a la diversidad y ofrezcan, a todos, la experiencia de convivir de forma cooperativa, solidaria y respetuosa, en contextos en los que la heterogeneidad del grupo no sea una limitación sino una riqueza valorada por todos.
 
Esta es la utopía que queremos construir en cada familia, en cada escuela, en todo espacio de convivencia social.
 
Sin embargo, aún está lejos de concretarse para todos. La travesía de un paradigma a otro, que nosotros hicimos a lo largo de los años, se multiplica en nuestra geografía social donde conviven y se superponen diferentes visiones de la discapacidad. Como insiste Patricia Brogna en su tesis, las visiones de la discapacidad no se superan unas otras, conviven con sus contradicciones en el mismo espacio social y cultural.
 
El riesgo del paradigma de la inclusión que se afirma en la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad está en quedarse en el terreno de lo discursivo.  Poner de moda el término, convertirlo en un concepto políticamente correcto y dejar que caiga en el terreno de la cultura de la simulación: hacer como que hacemos, hacer como que aceptamos, hacer cuatro rampas y pensar que ya todo es accesible, hacer como que todos somos iguales y las diferencias no importan…
 
Cuando se empezaron a dar los cambios para transitar de la educación especial a la integración y la inclusión los maestros más responsables estaban aterrados. 
 
“Ellos requieren educación especial y yo no tengo los recursos, me decían los maestros entrevistados para Ararú. “Nos están mandado a la guerra sin fusil”. Me dijo de una forma muy gráfica una maestra. Lo mismo sentíamos los padres.
 
Adriana Pérez y su equipo en Declic se propusieron hace más de 10 años detonar la inclusión en serio y con profundidad.
 
Desde el principio Adriana se puso de nuestro lado y empezó a ofrecernos herramientas.  Y es que ella entendió que de eso se trataba, no de negar las diferencias sino de trabajar a partir de ellas, encontrar y diseñar nuevas formas de acercamiento a la lectura y a la escritura, formas de entender y de jugar con las matemáticas, formas alternativas de aprender y de enseñar.
 
Su fe en las capacidades de nuestros hijos la impulsa a buscar las estrategias más eficientes para lograr su desarrollo. Cada reto, cuando es tomado en serio, nos hace crecer y eso ha sucedido en Declic. No sólo se ha expandido, en su proceso han ayudado a crecer a muchos maestros, a muchos padres, a incontables niños y jóvenes en diferentes Estados del País
 
 Han generado una red de maestros y familias comprometidas a detonar en serio la inclusión.
 
Alicia Molina.
 
 
9. Mario Centeno, papá de Alan
 
Es en DECLIC en donde yo, como papá de Alan (S. Down), encontré la convergencia entre profesionales y técnicas de aprendizaje para lograr que mi hijo logre una mayor y mejor comunicación, ya que la lectura y la escritura, junto con la comunicación verbal y no verbal son parte importantísima para la inclusión de Alan a la sociedad. Felicidades por estos primeros 10 años de logros, que sigan cumpliendo muchos más ya que su éxito es el éxito de nuestros hijos.  Saludos.
 
Mario Centeno.
 
 
10. Elena García
 
Ser parte de Declic ha sido una base para mi formación… Porque como dice su lema… es Crecer y pertenecer… Crecer al aprender a observarte, a ser objetiva, a aprender a diseñar objetivos claros, reales y que desarrollen las habilidades de los alumnos y alumnas.
 
Es pertenecer a un equipo de trabajo comprometido con los niños y sus familias, con la convicción de que este compromiso hará un cambio en sus vidas y les dará las herramientas para participar de manera asertiva en la escuela, sociedad y el mundo.
 
Declic ha sido un espacio de gran formación para mí, gracias al acompañamiento de su directora y mi querida amiga, Adriana Pérez, quien me enseñó a realizar planes de trabajo claros, me ha impulsado a creer en mí. Me da hado la oportunidad de servir a las familias. Mi paso Declic ha sellado en mí la convicción de que hay tres maneras para crecer: uno es a través de compartir, compartir lo que sabes con calidad, compartir el tiempo sin desperdiciarlo y compartir el amor que hay en ti a los niños y a su familia.
 
Es la constante evaluación, ser capaz de observarte, dejarte observar, retroalimentar y dejarte retroalimentar, ante lo cual se requiere mucha humildad, para realizar los ajusten necesarios con el objetivo de que los alumnos se beneficien y el trabajo que realizamos sea eficaz.
 
Pero no menos importante, es planear, realizar planes de trabajo que nos lleven a trabajar de manera secuenciada, con objetivos claros, sin improvisar, sino teniendo en claro las fortalezas y áreas de oportunidad de cada alumno y alumna que están a nuestro cargo.
 
Declic se ha consolidado como un semillero de formación de profesionistas, que dan servicio a los niños y a las niñas con calidad, transparencia y objetividad.
 
Hay gratitud en mi corazón por el privilegio de pertenecer al equipo Declic, gracias a todos aquellos amigos y familiares que caminan junto a nosotros.
 
Elena
 
 
11. Isabell Pazos
 
Estoy enormemente agradecida que en este caminar buscando las mejores estrategias, apoyos, capacitación, información confiable, actual y accesible para poder ayudar a nuestra hija con Síndrome de Down hayamos dado con el maravilloso centro de Declic y su experto y humano personal.
 
No podría cuantificar el valor de lo que uno se lleva en cada uno de sus cursos o talleres; ya que en unas horas o días, aprendes lo que seguro llevó años, mucha bibliografía y práctica a las personas que tan profesionalmente los imparten.
 
Mi enorme agradecimiento a Adriana Pérez y su bello equipo por estar haciendo posible en México el sueño de la inclusión.
 
Isabell Pazos.
 
Isabell Pazos
 
 
 
12. Mariana
 
Declic es para mí un recuerdo de aprendizaje, compañerismo alegría; conocí gente como yo   compañeros con discapacidad y sin ella; ahí  aprendí un compromiso diario trabajo en equipo a relacionarme con amigos  y vida independiente, es un esfuerzo logrado de una persona especial para mí un ejemplo de vida se llama ADRIANA PÉREZ CARREÓN, a quien agradezco que ha estado conmigo desde el inicio escolar, me has acompañado estos años con amor paz alegría compasión,  también a MARISOL PAZ por darnos una bebé hermosa para Declic. Y a todo el equipo de Declic, que  me han mostrado las puertas de su corazón y su alma, con todo mi cariño, mi amor infinito para ustedes que dejaron su   huella en mi  vida y mostrar al mundo que si se puede.
 
Atentamente.
 
Mariana Castillo Mir
Maricela Mir Aguilar
Rafael Castillo Ramos
 
Te dejamos llevar a Jesús en sus corazones.
 
Muchas gracias por este aniversario de Declic.
 
Mariana
 
 
 
Dejanos tus comentarios AQUÍ. Tu opinión es importante. Tus datos son confidenciales y están protegidos.
- - - - - - - - - - -
Junio 2016.
 
El Makaton le ha permitido a Rodri la posibilidad de sentirse más entendido y por lo tanto integrado.
 
En la familia son muy pocas las cosas, como un 5 % de lo que dice, que no le entienden. Antes la mamá le interpretaba todo y él solo decía si y no. Eran sólo afirmaciones, no eran diálogos espontáneos sino que había que adivinarle por el contexto todo lo que decía. Esto provocaba en Rodri mucha frustración y como es lógico, berrinches.
 
Ahora puede hacer conversaciones, puede decir cómo le fue en la escuela, qué hicieron, qué jugaron con los amigos, qué jugó con Kiara su mejor amiga… explica qué trabajó con sus amigos, que comió algo, etc. Son mínimas las ocasiones en que no le entiendo; por ejemplo, cuando le pregunta la mamá de que se trataba el libro que leyeron en la escuela, como no conoce las señas de Makaton no puede decirlo todavía, pero su vocabulario va en aumento.
 
Las señas no le impiden hablar, al contrario, le han dado mayor seguridad para sentirse comunicado, comprendido. Él dice la terminación de las palabras y con la seña es fácil entender que está diciendo, eso le ayuda a seguir aproximando el sonido de más y más palabras
 
Hay niños que no hablan por que están muy consentidos y otros que no hablan porque tienen una dificultad en el lenguaje. La diferencia es muy clara, saben con quién hablar y con quién no hablan porque les adivinan. Con otras personas fuera de su familia, Rodri habla más que con su mamá. Sin embargo, puedo decir que en lugar de ser una barrera, que si hace señas se hace flojo para hablar, el Makaton  es un puente para lograr mejor comunicación y a la  larga aumentar su lenguaje oral. Testimonio de mamá.
- - - - - - - - - - -
Abril 2016.
 
Testimonio de una maestra de CAM que asistió a nuestro curso 23 y 24 de abril.
"Nuestras autoridades nos dijeron al principio del ciclo escolar: No hay método para trabajar la lecto-escritura, no hay métodos que te marque la currícula, tienes que ser ecléctica”. ¿Pero cómo trabajar sin un hilo conductor? ¿Cómo sé dónde estoy y a donde voy con mis alumnos si no tengo un método de trabajo?
 
El drama es que todo el año vamos picando y probando actividades diversas para la lectura dentro del programa curricular, sea el tema que sea. Y terminamos el año, con alumnos que no leen igual que el año anterior.
 
El aprender dos métodos de trabajo de la lectura, nos da la posibilidad de sistematizar, de evaluar, de hacer ajustes, de realizar actividades significativas, con un hilo conductor: sé que estoy haciendo y para donde voy con mis alumnos. Por eso recomiendo este curso. " MAESTRA DE CAM.
 
VIDEO: Testimonio de Maestra sobre el Curso de Lectura – Escritura de Declic, el 23 y 24 abril 2016.
Importancia de los cursos de Lectura y Escritura, para tener herramientas de conocimiento y mejores técnicas que aplicar en niñez con discapacidad intelectual.
 
Maestra da su testimonio a cámara.
 
 
VIDEO: Testimonio de Mamá durante el Curso de Lectura – Escritura de Declic, el 23 y 24 abril 2016.
Ya puede ubicar el avance de su hija y los pasos que tiene que seguir después.
 
Mamá que tomó el curso da su testimonio a cámara.
 
Febrero 2016.
- - - - - - - - - - - 
01. Testimonio de una mamá -  maestra sobre el curso : “Valoración de niños-jóvenes con discapacidad intelectual y elaboración de materiales personalizados para Español y Matemáticas”.
 
Muchas gracias por compartir todos tus conocimientos, consejos, recomendaciones, sugerencias, siempre desde el cúmulo de conocimiento que aporta tu experiencia  y práctica  educativa.
 
Sin duda, los recursos y materiales didácticos que nos aportaste son una valiosa fuente que cada uno deberemos ahora de experimentar , hacerlos nuestros y adaptar a nuestras nececisades cambiantes.
 
Niña aprende jugando con elemenrtos matemáticos.
 
Me quedo con dos cosas:
 
1. Tener una estructura y situaciones predecibles en el hogar, en la escuela, porque ello facilitará la compresión de las tareas a realizar día a día con nuestros niños.
2. Y algo importantísimo, no es la discapacidad lo que hace difícil el trabajo; es la incomprensión y las acciones de los demás.
 
Gracias por hacer Alianzas, por sumar, por tu gran humildad.
 
Sandra de Rosas (mamá de una niña con Síndrome de Down y directora de escuela).