Centro de recursos para la inclusin educativa
México, D.F. Tel: 52 (55) 5665 3873
Facebook Twitter Blog You Tube

Te platicamos que...

Dejanos tus comentarios AQUÍ. Tu opinión es importante. Tus datos son confidenciales y están protegidos.
- - - - - - - - - - - - -
Alex, una historia de éxito en 2017
 
Reflexionando sobre los logros obtenidos en este año como equipo de DECLIC, me es muy gratificante saber que estamos brindando a nuestros alumnos herramientas para un aprendizaje en igualdad de oportunidades y haciendo válido su derecho de aprender a leer y escribir.
 
Alex en su escuela, realiza ejercicios de lectura con entusiasmo.
 
Este 2017 reestructuramos nuestra manera de trabajar, analizamos y secuenciamos objetivos sistematizando por áreas, ingresaron nuevos alumnos y continuamos apostando por los que ya llevan con nosotros un par de años o más. Al final de este recuento son más los avances que las barreras a las que nos enfrentamos. Este crecimiento es, en gran medida, por el trabajo en equipo que hemos realizado; cada terapeuta hace su trabajo con amor y también con conocimiento, con conciencia de lo que se está logrando para saber cuál es el siguiente paso o reto para nuestro alumno. Como repetimos constantemente en nuestros cursos, una de las claves del éxito es la sistematización y metodología adecuada a las necesidades y contexto de cada niño o joven con discapacidad.
 
Al estar viendo algunos videos de nuestro trabajo de este año, hay uno en especial que quiero comentarles: Alex leyendo una lectura de la escuela, haciendo su tarea, como cualquier niño de 4to. año de primaria.
 
 
¿Pero, qué es lo grandioso de este video? Justamente eso: ¡que está LEYENDO! Comprende cada oración y, a la vez, veo a un niño feliz, seguro, confiado de su capacidad y motivado para aprender más.
 
Recuerdo que hace 2 años llegó a DECLIC. Tenía 8 años y una serie de etiquetas (autismo, discapacidad intelectual, TDAH, etc.) que no ayudaban en nada a la familia; al contrario, la desorientaba: era una familia desgastada y sin brújula que le indicara hacia dónde ir.
 
Tengo en la mente la imagen de su mamá pidiendo con lágrimas esa orientación, pues veía en Alex un montón de capacidades. Sin embargo, a su corta edad (lamentablemente) eran más los fracasos obtenidos en la trayectoria escolar. Alex no sabía leer ni escribir, lo cual no sólo afectaba su rendimiento académico, sino su estado emocional, afectivo y por ende había muchos retos conductuales. Alex sabía que estaba en desventaja respecto a sus demás amigos o compañeros de escuela. Era enfrentarlo a una carrera con la desventaja desde el inicio, al no acercarle los métodos adecuados; nunca, ni con las buenas intenciones, llegaría a la meta.
 
En las primeras sesiones de trabajo, Alex me mostró todas las formas que había aprendido para defenderse de la segregación y la exclusión, como bien mencionaban en los reportes anteriores: “atención dispersa; cero tolerancia a la frustración que mostraba con gritos, patadas, tirando objetos; dificultad para concluir una actividad y permanecer sentado, etc.”
 
También me mostró que ante una retroalimentación positiva, de una motivación constante, lo anterior quedaba fuera. Poco a poco corroboraba lo que se indicaba en la valoración inicial que se le hizo en DECLIC: le gustaba cantar (ritmo, discriminación auditiva) y bailar (imitación de movimientos), armar rompecabezas y juegos de construcción (buena orientación espacial), entre otras habilidades. El reto estaba en hacer una sesión muy dinámica, con material que le fuera llamativo y con reforzadores positivos constantes.
 
En un inicio el trabajo requirió de mucha contención emocional a la familia, de varias estrategias conductuales para Alex y, con base en la evaluación inicial, se escogió el Método Fonético Gestual para el aprendizaje de la lectura y escritura.
 
 
 
Empezamos con la enseñanza de las vocales. Alex hizo sus propias letras con material que le gustaba, él escogía que imágenes quería colocar para que le fuera más significativo el aprendizaje. Y no faltaba al final de la sesión, al concluir las actividades asignadas, su gran “premio”: jugar con los carritos; esto le encantaba.
 
La sesión con Alex la disfrutaba mucho pues me hacía renovar y reinventar mis sesiones, planear la terapia para llevarlo a logros pequeños, donde él se diera cuenta de esos avances y celebrarlos juntos.
 
Y así empezó esta historia; después el trabajo se enfocó en casa y Heriberto, terapeuta de DECLIC, continuó brindando estrategias a Alex y empoderando a la familia, hasta lograr estos increíbles resultados.
 
 
 
Para este 2018, deseo que haya otros Alex que nos exijan dar el 100%, que nos lleven a capacitarnos más y a seguir haciendo camino junto con la familia y escuela a favor de la inclusión.
 
Marisol Paz, terapeuta DECLIC.
 
- - - - - - - - - - - - -
¿Y si convertimos los NO PUEDE en SÍ PUEDE con nuestros alumnos?
 
Para Lupita Salcido.
Por su pasión por avanzar e incluir a todos sus alumnos.
 
El pasado 3 y 4 de noviembre tuvimos el gusto de compartir nuestro Taller de Matemáticas en Ciudad Juárez, Chihuahua. Del equipo Declic participamos la Lic. Alejandra Romero y una servidora en las instalaciones del Colegio Litalí.  
 
El grupo se conformó por maestras muy comprometidas de USAER de preescolar; maestras frente a grupo de preescolar; la maestra Lupita Vadillo, supervisora escolar; la Lic. Marisa Lizet Flores, representante de las personas con discapacidad en el municipio, y nuestras organizadoras estrella: Aracely Díaz, Natalia González y Lupita Salcido.
 
A ellas les debemos el haber hecho posible este nuevo curso. Después de muchos trabajos y dudas respecto a la fecha, estuvimos las que teníamos que estar.
 
Lo que marcó esta experiencia fue que pudimos compartir como talleristas lo que proponen los teóricos del pensamiento lógico-matemático respecto al proceso de adquisición del sentido numérico, los cimientos para las operaciones básicas, pesos y medidas, manejo del dinero, reloj y calendario. Lo hicimos desde una perspectiva constructivista, Metodología Montessori y manejando los cuatro ejes metodológicos, para que realmente los niños con y sin discapacidad accedan a aprendizajes prácticos, significativos y relacionados con el entorno en casa y escuela.
 
Personal de Declic y madres y padres en el Curso.
 
 Y de esta propuesta surgió el diálogo con la experiencia cotidiana, las maestras que tienen en sus grupos niños con síndrome de Down, con discapacidad intelectual, con autismo, con problemas de aprendizaje o hiperactividad. Nos hacían constantemente estas preguntas:
 
¿Cómo hacer todo este proceso dentro del grupo regular?
 
¿Cómo lograr que mis alumnos con discapacidad se conecten, se enganchen en el aprendizaje si estoy sola con 30 niños o si puedo apoyar solamente a la maestra del grupo una vez a la semana?
 
¿Cómo pasar de “mi niño no puede hacer esto o lo otro dentro del grupo regular a mi niño puede hacer y aprender dentro del grupo regular”?
 
Las respuestas las encontramos en el compartir experiencias entre todas, en el hacer adecuaciones o ajustes curriculares a las propuestas de secuencias didácticas, que se enriquecieron con toda la parte teórica que les propusimos, complementando la extensa currícula que en esta área nos marca la SEP.
 
Y así surgieron propuestas como: se requiere trabajar por proyectos, trabajar por estaciones, trabajar con material adaptado para enfrentar al éxito a nuestros niños, en lugar de las copias, el recortar, pintar y colorear eternamente…
 
Hubo tres participaciones que queremos compartirles para que se animen a realizarlas en sus grupos.
 
Cantando restamos
La primera es una canción, que utiliza la maestra Cristina para la participación de sus alumnos, que les muestra el sentido de la resta o sustracción:
 
5 pelotitas, formadas en hileras, una esta saltando, y se queda fuera… tararan, tararan tan tan…
 
cuando queda una sola pelotita, se cambia la canción:
 
pobre pelotita se quedo solita
y se fue saltando hacia su casita
 
VIDEO
 
Ella también nos dio su testimonio de cómo son los mismos papás de los niños regulares los que muchas veces obstaculizan el proceso de la inclusión, y cómo la maestra de apoyo puede ayudar a cambiar esa visión de “niños especiales que le quitan el tiempo a la maestra para atender a niños regulares” hacia otra visión que nosotros implementamos en nuestras acciones hacia una cultura de educación inclusiva. “Niños especiales y niños regulares pueden aprender juntos, y enriquecen el aprendizaje de todo el grupo” (su testimonio está en el video 2).
 
·         Piedras de colores.
Otra participación fue de una maestra que tiene en su grupo un niño con autismo, a quien le encanta coleccionar piedras y siempre trae unas en la bolsa de pantalón.
 
A partir de esta característica, las maestras en equipo planearon la siguiente secuencia didáctica:
 
1.       Todos los niños del grupo salen al patio a coleccionar 5 piedras medianas.
2.       En equipos de 4, con las piedras lavadas medianas, las pintan de los cuatro colores básicos: verde, amarillo, azul, rojo.
3.       Clasifican las piedras según los criterios que van surgiendo en el equipo o que les da la maestra: piedras por colores, por tamaños, por texturas. También pueden hacer seriaciones por tamaños
4.       Hacen un registro gráfico de sus clasificaciones y sus seriaciones.
 
En esta secuencia la maestra pudo plasmar el contenido a trabajar en el área lógico matemática, junto con  una característica de un niño con autismo, que le encanta  coleccionar, y pasar del problema a la propuesta… e integrar a su alumno con un aprendizaje significativo y práctico.
 
·         Canción de los elefantes
Por último, la maestra Lupita Salcido, maestra de apoyo de USAER con muchos años de experiencia, nos compartió esta secuencia didáctica con la canción de “un elefante se columpiaba, sobre la tela de una araña, como veía que resistía, fueron a llamar a otro elefante”. Muchos la sabemos desde niños, y con ella pudo integrar al aprendizaje a un niño con discapacidad con atención muy dispersa, para trabajar la suma.
 
1.       Llevar una cobija al salón y con la ayuda de la maestra titular y ella que es maestra de apoyo, toma a la cobija de las 4 esquinas y va subiendo a los niños para balancearlos como si fuera una hamaca mientras cantan todo el grupo la canción. Y van sumando niños.
 
2.       Les dan elefantes de papel a los niños por equipo, les dan cartones y estambre donde construyen las telas de araña y colocan los elefantes en la tela de araña que construyeron previamente, al mismo tiempo que cantan la canción.
 
3.       Hacen la representación gráfica de la actividad, y cada niño dibuja lo que le gustó de la misma.
 
4.       Pueden hacer una ecuación de adición los que ya manejan numerales escritos: 1 + 2 igual a 3.
 
Como ven fue un grupo muy creativo… y agradecemos una experiencia más que esperamos les motive para hacer con sus alumnos secuencias inclusivas y nos comparten sus experiencias.
 
Mtra. Adriana Pérez C. 
 
- - - - - - - - - - - - -
Agosto 2017
 
Nuestra experiencia de Inclusión Educativa en el Colegio Avalon.
 
Esta semana tuvimos la fortuna de trabajar por primera vez en el Colegio Avalon, en el sur de la CDMX. Es un colegio joven, con 5 años de experiencia, abarca niveles desde preescolar hasta secundaria, y desde el inicio de sus labores, incluyeron a un pequeño con síndrome de Down en su experiencia educativa.
 
Cuatro niños del Colegio Avalon y el escudo de la escuela.
 
De corte constructivista, con actividades por proyectos, el colegio ha recorrido un proceso muy interesante que hoy reflexionamos juntos: empezó siendo una mera “experiencia” y hoy tiene las bases para convertirse en un programa institucional de inclusión.
 
Así pues, nos preguntamos que hace a una escuela adoptar un modelo de educación inclusiva. Las respuestas fueron varias con base en la experiencia y al marco teórico y conceptual de este enfoque.
 
Lo primero es enfrentar la diversidad como una realidad humana, verdaderamente aceptar la diversidad como un principio de realidad y con ella planear, organizar los elementos centrales del currículum escolar: diversidad en los contenidos, en las metodologías y en las formas de evaluación.
 
Cartel con la frase: Si enseñamos a los niños a aceptar la diversidad como algo normal, no será necesario hablar de inclusión si no de convivencia.
 
Si se cambia la postura, donde la diversidad es un continuo que va desde la manera en que aprenden –niños con discapacidad y dificultades en el aprendizaje, niños extrovertidos, introvertidos, con estilos de aprendizaje visuales, auditivos, kinestésicos, niños con mucha facilidad para ciertos contenidos y dificultades en otros hasta niños sobresalientes- entonces voltearemos la mirada de la discapacidad de un niño como un problema para aprender en un grupo, hacia el reto que impone pensarnos en la diversidad, el cable a tierra, de todos y cada uno.
 
Este cambio no se da naturalmente con la presencia de los niños que han sido aceptados en una escuela. Es un cambio que va desde el enfoque de los directivos, desde “las culturas inclusivas, que permean hacia políticas inclusivas y se traducen en prácticas inclusivas.”[1]
 
Cartel 1
Cartel 2.
Cartel 3.Cartel 4.Cartel 5.
 
Así fuimos asumiendo que no se puede trabajar hacia un modelo de educación inclusiva sin analizar las barreras para el aprendizaje que están en nuestro contexto escolar. Barreras actitudinales (bajas o altas expectativas, sobreprotección), metodológicas (alternativas de métodos, materiales, formas de evaluar), organizacionales (tiempos y recursos) y sociales (por miedo o ignorancia).
 
Es bueno preguntarnos que tanto en nuestras escuelas, en la práctica cotidiana, ponemos al centro del proceso de aprendizaje la discapacidad de nuestros niños y sobre ella la enorme responsabilidad de lograr avanzar en el aprendizaje, dejando de ver el entorno, donde nosotros docentes somos parte fundamental del mismo.
 
Estamos a punto de iniciar un nuevo ciclo escolar donde millones de alumnos y miles de maestros volvemos a las aulas de educación básica. Sea que ya estemos en un modelo inclusivo, o bien uno compensatorio (un grupo especial dentro de una escuela regular), es un buen momento para ubicar en donde estamos, que hemos aprendido y hacia donde queremos ir como metas en este ciclo, esta nueva oportunidad de aprendizaje.
 
Aquí compartimos algunas de las preguntas que pueden ayudar para este fin:
 
¿Quién es responsable de los alumnos con discapacidad en la escuela? Si los niños son responsabilidad de los maestros de apoyo especialistas, o de los maestros monitores, no es un modelo de educación inclusiva. Los niños son de la escuela, por lo tanto, la responsabilidad es del equipo docente con diferentes roles.
 
¿Quién se adapta a quién en nuestras aulas? ¿Los niños con discapacidad al contexto del grupo o el grupo a las condiciones del niñ@? Si aún queremos que sea el niño quien se adapte al grupo sin mover nuestra mirada de que es el niño quien  tiene que aprender el mismo programa que los demás, con el mismo currículum, sin flexibilizarnos en contenidos, métodos, evaluación,  entonces estamos en una fantasía, una utopía inalcanzable. Aquí salen perdiendo también muchos niños SIN discapacidad y con distintos retos en el aprendizaje. Niños con dificultades en la atención, en los procesos lógico-matemáticos o de lectura y escritura. Y caemos en el error de excluir al querer incluir. Excluimos cuando no nos movemos de nuestra postura docente, cuando le enfrentamos a procesos de aprendizaje demasiado altos o demasiado bajos para su condición del momento. 
 
¿Cómo es el proceso de cambio hacia un  modelo inclusivo? Lo primero que cambia es nuestra mirada, los lentes con que miramos al niño en primer lugar, y a sus capacidades y retos. Cambia y avanza cuando somos capaces de llevar e implementar un programa específico dentro de un programa grupal.
 
¿Cuáles son los principios pedagógicos de un buen modelo inclusivo? Sin duda el aprendizaje cooperativo, la diversidad, la flexibilidad y creatividad en el currículum (en todos sus elementos) y el trabajo en equipo entre los profesionales,  y la claridad en los roles padres-terapeutas (externos a la escuela) con las autoridades y docentes de la escuela.
 
¿Cómo enfrentar las diferencias de percepción y expectativas naturales entre padres de niños con discapacidad y escuela? ¿Qué favorece una buena relación entre padres y docentes? Lo primero es escucharnos mutuamente para aclarar expectativas. Los padres son expertos en sus hijos porque los conocen desde siempre; sin embargo, pueden caer en la subjetividad. Y los profesionales pueden ser expertos en el aprendizaje porque tienen los conocimientos, experiencias, metodologías, recursos, etc. Y caer en la etiqueta de encasillar, con bajas o altas expectativas, ignorar o sobreproteger a quien quieren educar.
 
No hay métodos únicos. La educación inclusiva es un proceso vivo, dinámico, que hacemos en diálogo. NO hay blancos y negros, sino diversidad.
 
Gracias al Colegio Avalon por esta oportunidad de seguir compartiendo herramientas para SER y PERTENECER a un mismo mundo.
- - - - - - - - - - - - - 
Julio 2017
 
Taller de Adecuaciones Curriculares con maestras y maestros de Grupos Especiales Maristas (GEM)
Los días 26 y 28 de julio de 2017 fuimos parte de la capacitación de maestr@s de grupos especiales maristas, quienes trabajan con alumnos con discapacidad intelectual, autismo, motriz y múltiple, con alumnos desde preescolar hasta laboral. Los maestros asistieron provenientes de 13 escuelas distintas, donde actualmente funcionan 19 grupos. En enero 2017 celebraron 25 años de experiencias compartidas.
 
 
El objetivo del taller es conocer qué son las adecuaciones curriculares y cómo se implementan con los alumnos con discapacidad.
 
Partimos de una pregunta clave: desde la realidad de los grupos especiales maristas, cada uno en contexto particular, en la ciudad o en zona rural, ¿cómo trazar un camino hacia la educación inclusiva?
 
Abordamos lo que es y lo que no desde el índice para la inclusión de Tony Booth y M. Aisncow, cómo avanzar en culturas inclusivas, políticas inclusivas y prácticas inclusivas en cualquier comunidad educativa. Retomamos también la necesidad de conocer la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad como material de trabajo y contexto que da perspectiva a nuestro actuar.
 
 
Fue muy interesante ver cómo los y las docentes permitieron cuestionarse sobre sus ideas y sus maneras de ver la inclusión de sus alumnos. El GEM es un modelo que tiene un aula especial dentro de una escuela regular, y algunos transitan hacia el aula regular con los alumnos que van teniendo habilidades para este proceso, sin embargo son la minoría.
 
Los alumnos con discapacidad, no están incluidos necesariamente por estar dentro de una escuela regular. Y NO depende de la discapacidad como centro de este proceso, sino del entorno educativo, de la escuela y del aula.
 
Hay mitos culturales que revisamos a partir de la experiencia. Uno de ellos y muy potente, es que los niños con discapacidad no pueden aprender sino habilidades sociales dentro de un aula regular. Y a través de distintas actividades, los maestros fueron dándose cuenta que no sólo tienen derecho a aprender juntos, sino que es posible hacerlo si se cuentan con los apoyos, recursos y ajustes que se enfoquen en la diversidad.
 
 
Una de las actividades que ayudaron más a la reflexión fue elaborar, en un mapa conceptual, los elementos que conforman su modelo educativo y la forma en que se relacionan unos con otros.
 
A partir de elaborar un esquema o mapa conceptual de su modelo educativo, cada equipo de trabajo pudo determinar cúal es el proceso actual de sus prácticas educativas en relación con la educación inclusiva y cómo los principios pedagógicos que la sustentan pueden quedar separados de las prácticas si no se actualizan, se revisan, se adaptan al aula especial, al aula regular, y a la comunidad educativa.
 
En el taller los docentes identificaron las barreras para el aprendizaje, tanto las actitudinales, como las metodológicas, las de recursos materiales y las sociales.
 
 
Una vez que se interioriza que nosotros como docentes somos un gran y potente recurso para la educación inclusiva, podemos articular esfuerzos (es básico el trabajo en equipo), trazar un camino para contribuir en el aprendizaje del alumno, esto es con una planeación muy clara: objetivos, metodología, materiales y evaluación.
 
En la segunda sesión trabajamos en definir las adecuaciones en contenidos, metodologías, evaluación y materiales con algunos ejemplos.  Y ser flexibles: si un material no funcionó en clase, cambiarlo, pero no perder de vista el objetivo.
 
Los profesores y maestras tienen diversas experiencias en la elaboración de adecuaciones curriculares; sin embargo, a través del taller pudieron darse cuenta de sus fortalezas y sus áreas de oportunidad. Algunas compartieron experiencias positivas en las escuelas, hablaron de intercambiar experiencias entre aula especial y aula regular, compartir material de apoyo, estar dispuestos a escuchar y a preguntar.
 
 
En octubre tendremos la segunda parte de este taller, con la aplicación de todos los elementos revisados en esta primera parte. Para nosotros –Equipo Declic- fue una experiencia enriquecedora de aprendizaje, que nos motiva a seguir profundizando en las necesidades de los docentes para ofrecerles más y Mejores Herramientas para Crecer y Pertenecer.
 
¡GRACIAS POR DARNOS LA OPORTUNIDAD: COMPARTIR ES EL CAMINO!
 
ADRIANA Y ESMERALDA. 
- - - - - - - - - - - - -
Junio 2017
 
¿Que aprendimos en el taller de conducta del CAM 47 de Lerma, estado de México?
 
Ángel (8 años Síndrome de Down)
Es un niño que pega “a la mala” a sus compañeros en el recreo. Ángel además le encanta tirar el material con el que están trabajando encima de la mesa. Cuando su maestra le dice que lo recoja, parece acceder un momento. Coge un puñado de semillas, lo pone en el cesto  y luego lo avienta todo de nuevo. La maestra se enoja muchísimo con él y no sabe qué hacer. Ángel se comunica con señas, no tiene lenguaje oral. Parece que su conducta es ir en contra de lo que le dicen que haga. Si todos tienen que ir al comedor, a computación, a música,  el no quiere ir, Su maestra lo define como “ingobernable”. No funcionan ni los regaños, ni las amenazas, ni los premios. Sólo una vez la maestra vio que funcionó su estrategia: le prometió a Ángel cargarlo en brazos 10 metros del salón hacia el comedor y luego que se bajara y caminara y Ángel accedió y lo hizo. 
 
Maestros y maestras del CAM 47 estado de México toman el Taller.
Alejandro (9 años Síndrome de Down)
Es un niño que les pega a sus compañeros, se comunica por gestos, solamente dice la terminación de pocas palabras,  “pega parejo” a sus compañeros dicen sus maestras, lo cual ha logrado que le tengan miedo. Le rehúyen físicamente. Un día, su maestro los dejó trabajando con bloques a todos mientras salía un momento a la dirección. Cuando regresó, encontró a Alejandro en el rincón del salón y a todos los compañeros aventándole los bloques, con gesto amenazante. Desde ese día Alejandro ya nos les pega a todos. Sólo les pega a dos niños que son más pequeños y débiles que el.
 
El profesor utiliza el tiempo fuera con Alejandro, le da la advertencia de que si pega lo saca del recreo, pero como no hay un lugar físicamente a donde pueda llevarlo, lo toma de la muñeca firmemente y lo pasea por todo el recreo sin soltarlo, para que vea a los niños jugar, es la forma en que ha logrado contenerlo para que no siga pegando.
 
Estas y otras vivencias parecidas fueron las que compartieron los profesores del Cam 47 de Lerma durante las 9 horas del taller “Estrategias de conducta” que impartimos Ana Ruth Lozada (Mtra. en psicoterapia infantil) y una servidora (directora de Declic).
 
Maestros y maestras del CAM 47 estado de México toman el Taller.
Fue muy interesante y motivador ver a los maestros pasar de la postura “no se que hacer con este niñ@ que se porta tan mal”, “Es que todo viene de casa, son patrones aprendidos en la familia, yo no puedo hacer nada” a la postura “necesito verme, comenzar a verme, el mejor recurso que tengo soy yo mism@, cuento conmigo”. 
 
Hablamos de  estilos de autoridad, de estrategias de comunicación asertiva, de estrategias de modificación conductual, de tipos de reforzadores, de posibilidades de crecimiento.
 
He aquí algunas de las conclusiones al terminar el taller:
 
Es mi primer año de servicio en un CAM. Yo aplicaba estrategias sin conocimiento, en un probar, y un probar mal. Me sentía desesperada, frustrada  el video de Matt me sirvió mucho para verme reflejada, en mis actitudes. Yo utilizaba la represión, el autoritarismo, me ayudó el taller a entender que lo que hacen es parte de su lenguaje, que necesito entender sus emociones a través de su conducta, la función que tiene tal y cual conducta y verlos como personas que sienten y piensan  y desde ahí elegir la estrategia adecuada, se que podré aplicar lo que aprendimos hoy.
 
Lámina sobre estilos de autoridad.
Me llevo estrategias, pues caía en el error de etiquetarlos a cada uno de ellos, y ahora sé que cada uno necesita expresiones diferentes, estrategias de comunicación distintas, porque no todos reaccionan de la misma manera. Me di cuenta que siempre uso el NO, tenemos que aprender a quitar el NO de nuestro vocabulario, porque estamos reforzando la conducta que queremos eliminar.
 
Para mi el taller fue una desempolvada de las estrategias  de conducta Lo que más me apoyo fue a la reflexión de lo que hago (técnicas de modificación de conducta elaboradas por mi) para darme cuenta de que si lo que estoy aplicando está funcionando y en qué porcentaje.  Lo que me ayudó este taller es a cuestionar mi conducta.
 
El taller me ayuda a darme cuenta, yo aplico mucho de lo que  vimos en mi grupo, pero no lo he aterrizado en forma gráfica. Me gusto mucho aprender a hacer cuadros de atención, y saber como se hace un tablero y cómo aplicarlo según las habilidades simbólicas de los niños.  Aprendí que es importante hacer sistemático mi trabajo. Y darle a alumnos como Moisés que no tiene lenguaje, oportunidades de comunicar sus necesidades por medio de pictogramas.
 
Con el taller aprendí a visualizarme, cómo saber si voy por el buen camino y rectificar o mejorar lo que me hace falta.
 
Este taller implica un reto para mi porque pude ver como en un espejo que es lo que yo tengo que modificar para poder impactar en la vida de mis niños. Fui analizándome a mi y a mis niños y me gusta que se pueda llevar desde el principio como un taller, donde hacemos aprendiendo, y no como una conferencia.
 
Me gusto mucho el taller porque pude aprender, analizar, lograr hacer conciencia de la importancia de las estrategias de comunicación. El reto que me llevo es transmitirle esto a los papás. Por eso pienso: la tarea con el niño es complicada, pero mucho más complicado es que los padres hagan una transformación. Me voy reanimada porque estaba terminando el ciclo pensando los papás no apoyan y ahora sé que puedo seguir trabajando desmenuzándole los cómos. Yo me llevo el reto de trabajarlo con los papás.
 
Yo me llevo muchos retos porque la verdad como maestro me quedo con el niño sin profundizar mucho en todo lo que es su universo. Yo venía con la idea de que la modificación de conducta no es adecuada porque ¿cómo vas a hacer tan mecanizado al niño?  Y ahora me doy cuenta que mis resistencias son porque se requiere de un trabajo arduo, no se puede improvisar. Ahora después del taller, pienso que definitivamente me quito el No, porque necesito entrarle a esto. Si no todos los niños de mi escuela lo necesitan, si Muchos de ellos aprenden de esta manera, con estrategias de modificación de conducta. NO  se trata de que me gusta o no me gusta, sino de lo que requieren los niños, cognitivo-conductual: Ellos tienen que analizar, a su manera, las causas y consecuencias y aprender con ello.
 
Hace días vino a visitarme un exalumno que ya trabaja, vino a saludarme y lo vi tan contento con su trabajo. Yo aprendí a frustrarme menos cuando acepté que mi camino es aprender, hoy tomo este taller para aprender lo que me toca hoy, porque me sirve para trabajar mejor con mis alumnos. NO porque sea la meta , porque ya llegué, me voy a seguir equivocando, sin embargo, voy a seguir aprendiendo.
 
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
 
Considero que debemos de tomar en cuenta las aportaciones que nos hacen los maestros de hacer más dinámico el taller, porque finalmente se les vende una idea de taller, además creo que si manejamos la mayor parte de tiempo de manera expositiva se hace muy cansado para ellos y también para nosotras.
 
Algo que me inquieto muchísimo, hasta el grado de molestia fue como se comportó el director al estar platicando la mayor parte del tiempo con la maestra que tenía a su lado, solo una vez les pedí que por favor nos escucháramos, pero de verdad que no tiene el más mínimo sentido de respeto y no solo a nuestro trabajo sino también a las aportaciones de su propio personal. Pienso que debemos aclarar estas situaciones al inicio del taller, y aunque no lo habíamos vivido en los talleres anteriores, no está mal agregarlo como nota.
 
Ana Ruth Lozada M.
- - - - - - - - - - - - -
 
 
Vincular lo que sucede entre la casa, la terapia y la escuela es fundamental.
 
Experiencias del Curso de Lectura y Escritura con los Métodos Troncoso y Fonético - Gestual, de abril de 2017.
 
El pasado 28 y 29 de abril tuvimos el curso número 51 de lectura y escritura de Declic.
 
Fue un grupo pequeño y la distinción de este curso fue el compartir entre maestras de todos los niveles educativos básicos, que apoyan a chicos con discapacidad intelectual: desde preescolar regular hasta primaria y secundaria regular.
 
Grupo de personas que tomaron el Curso en abril de 2017, con sus diplomas de reconocimiento.
 
Nos regalaron varias reflexiones fruto del trabajo en equipo que ahora les compartimos:
 
- Lo importante es conocer bien dos métodos para salir del ensayo y el error con nuestros chicos.
 
- Cuando una mamá se siente apoyada, y entiende el para qué de lo que se está haciendo en la escuela, coopera y se vuelve parte del equipo. Cuando se siente juzgada y criticada nos evita y nos critica a los maestros.
 
Grupo de asistentes al Curso participan en uno de los ejercicios.
 
- Se puede trabajar este método en el grupo, se puede si se prepara bien el material personalizado para cada chico.
 
- El material no es una receta de cocina. El material es una guía que se usa sobre todo para adecuar los objetivos al programa grupal. Por ejemplo, si un alumno de cuarto año tiene como objetivo lectura global de 30 palabras con sílabas directas, este objetivo rige la adecuación de materiales en el tema de Español que estén abordando, que puede ser el periódico, o la poesía o el cuento, yo se como maestra o mamá, que puedo buscar palabras de este tipo e incluir las que ya lee en esta actividad grupal.
 
El grupo observa una proyección que es parte del Curso.
 
- Es el material que permite hacer ese puente, entre los objetivos personales y la actividad grupal.
 
- “Yo pensé que a nivel secundaria, los chicos con discapacidad intelectual ya no podrían avanzar más. Hoy sé que sí pueden, con los métodos que conocí puedo seguir generando estrategias para ellos”
 
- Vincular lo que sucede entre la casa, la terapia y la escuela es fundamental. Lo que permite que nos vinculemos es un método en común: saber dónde estamos y para dónde vamos, donde cada uno del equipo aporte y sume al aprendizaje del niñ@ y no que cada un@ quiera imponer sus objetivos como prioritarios.
 
El grupo participa en uno de los ejercicios del Curso.
 
Estos son los aprendizajes compartidos a manera de reflexión por las participantes.  ¡Seguiremos compartiendo! Compartir es el camino.
 
Mtra. Adriana Pérez C. 
- - - - - - - - - - - - -
Charla en la Maestría en Inclusión Educativa de la Universidad Anahuac del Norte sobre nuestro Taller de Vida Independiente.
 
El viernes 10 de marzo del 2017, participamos dos personas del equipo Declic en una charla en la Maestría en Inclusión Educativa de la Universidad Anahuac del Norte sobre nuestro Taller de Vida Independiente. Estuvimos el Mtro. José Jakousi Castañeda V., responsable del Taller de Vida Independiene en Declic y la Mtra. Adriana Pérez Carreón, directora de Declic. 
 
Las y los asistentes a la plática junto con el equipo Declic.
 
La charla con el grupo de alumnos se llevo a cabo en el edificio de posgrado y fue muy agradable y enriquecedor para todas y todos. Estas son algunas de nuestras reflexiones:
 
- No seamos cómplices de la exclusión dentro de la inclusión. Al borrar las dificultades, al dejar de evaluar y buscar para dar los apoyos necesarios, vamos añadiendo barreras en lugar de quitarlas.
 
- Muchas veces es el contexto social lo que provoca la discapacidad. La pobreza cultural, material y afectiva provoca una discapacidad adquirida que necesitamos mover de lugar, encontrar el motor que motive a ese niño a reconocer su lugar y valor dentro del aprendizaje. A veces es un gesto, un material adaptado, un método adecuado…
 
- Es importante aprender a trabajar desde distintas perspectivas. La planeación centrada en la persona es actualmente la metodología más usada hacia la inclusión, en sus diversas aristas, de las Personas con Discapacidad (PcD). Esto permite dar pie a un método que puede ser usado como una de las diversas herramientas hacia la inclusión, pero no la única; que tenga una función de guía es diferente a encerrarnos en una sola metodología. El trabajo con las familias (primer contexto de desarrollo) es fundamental para una adecuada inclusión, y que las personas en quiénes se ha encarnado la función de cuidadores, tengan su propio espacio para el trabajo emocional y estratégico en relación a su interacción y vivencias con las PcD.
 
Las y los asistentes a la plática junto con el equipo Declic.
 
- Con cada niño y niña con discapacidad necesitamos romper un esquema muy fuerte: dejar de pensar lo que debería ser para centrarnos en desarrollar con él todo lo que es y quiere ser.
 
- La vida independiente va más allá de las conductas adaptativas que se emplean en la vida diaria o en la comunidad. Lo más importante es el proceso de empoderamiento de las personas con discapacidad y la posibilidad de tener un lugar particular dentro de las familias.
 
- El diálogo y trabajo con las familias es de importancia para el fomento de una reflexión emocional, conductual y de las vivencias en sus proporciones diacrónicas y sincrónicas. Esto con el objetivo de brindar un espacio de trabajo individual que les permita posicionarse ante cómo han vivido la discapacidad, desde su función y el lugar de cuidadores.
- - - - - - - - - - - - -
EL MODELO DE INCLUSION DEL CEIA (CENTRO DE EDUCACION INTEGRAL AVANZADA A.B.P)
 
Jóvenes participantes en el curso.
La semana pasada estuvimos trabajando en el CEIA en Monterrey, Nuevo León, dando los cursos de lectura - escritura y matemáticas para maestros de esa institución y otras organizaciones amigas como DownTown Monterrey, Huellas, Crecer Juntos, Instituto Down de Apodaca, Centro Educativo del Ángel, maestras de la SEP, maestra frente a grupo de primer año y maestra de apoyo de USAER en preescolar.
 
Fue una experiencia enriquecedora, no sólo por lo compartido de las metodologías y estrategias, sino por lo que aprendimos con ellos y de ellos.
 
Nos sorprende el modelo de inclusión del CEIA para trabajar con niños con síndrome de Down en educación básica, desde preescolar hasta secundaria. Y aquí queremos compartirlo con ustedes porque es un modelo único.
 
Los niños pueden llegar al CEIA a partir de los 45 días de nacidos y van trabajando en sus programas en las diferentes áreas para llegar a conformar, a los 3 años aproximadamente o de acuerdo a sus habilidades, el grupo de Transición 1.
 
En este grupo, los niños adquieren las habilidades necesarias para ir a un preescolar regular. Para los más grandes está el grupo de Transición 2, donde trabajan para prepararse para la inclusión a nivel primaria; finalmente está el grupo de Transición 3 o primaria práctica, donde trabajan aquellos que por alguna circunstancia no pueden continuar su formación integrados en una secundaria.
 
Así, el CEIA tiene una maestra coordinadora de los programas de inclusión, que supervisa los programas de las maestras de apoyo en las escuelas donde labora.
 
¿En qué se diferencia una maestra de apoyo del CEIA de otras maestras de instituciones distintas?
 
La primera respuesta me la da la maestra Nora, coordinadora del programa de inclusión: “lo primero es que la maestra del CEIA está de planta en una escuela, no es itinerante. Se queda ahí toda la semana, y trabaja los programas de inclusión de máximo 4 niños por escuela”.
 
No es un programa que abarque la atención directa con los niños en cuanto a ajustes curriculares y programas académicos, como puede ser el trabajo de una maestra monitora.
 
Una maestra de apoyo del CEIA hace también la sensibilización del entorno: trabaja con padres de familia, administrativos, el personal que atiende la cooperativa, el personal de intendencia… y todo lo va a integrar en un programa bimestral que abarca todas las áreas.
 
En este programa están los ajustes que realiza al programa grupal donde se encuentra el niño con Síndrome de Down.
 
Una gran parte de la labor es hacer el trabajo colaborativo con el maestro del grupo, encontrar las formas de apoyarlo, negociar lo que necesita el alumno y lo que necesita la maestra para apoyarlo, para que sea su alumno al 100%.
 
 
TESTIMONIO: "De eso se trata la lectura, de que l@s alumn@s de sinteresenpor el material escrito" - Curso Lectura y Escritura 17 y 18 febrero 2017.
 
Los días viernes 17 y sábado 18 de febrero se llevó a cabo el Curso Aprender a Leer y Escribir con el Método Troncoso y Método Fonético Gestual, en la Fundación Teletón México, A.C. (Iztapalapa), contando con la presencia de 54 participantes: maestros de CAM, USAER; UDEI; terapeutas, estudiantes, maestros de educación especial y mamás de chicos con discapacidad intelectual. Todos ellos de diferentes partes de la República: Oaxaca, Tabasco, Puebla, Ciudad de México y el Estado de México.
 
Imagen del video con el testimonio.
 
Iniciando con expectativas muy similares y eran las de aprender estrategias para enseñar a sus hij@s y/o alumnos a desarrollar las habilidades de lectura de manera eficaz.
 
La dinámica de los cursos es por medio de una parte teórica y otra parte de talleres en mesas, en las cuales pueden manipular el material y aprender del mismo.
 
Entre los testimonios mencionados son estos:
 
“Me di cuenta que con los mismos materiales que tengo, puedo hacer muchas cosas, solo es cuestión de ser creativa” (maestra CAM Oaxaca).
 
“Me di cuenta de la importancia de dar las instrucciones de manera correcta”.
 
Entre las anécdotas que yo les conté, está una que al escribirla sigo encontrándola “chusca”: “Uno de mis alumnos con Síndrome de Down (H. así abreviaré su nombre), en el nivel de secundaria, decidió la semana pasada no ser el mejor portado en las clases de música, ciencias y español. Por más que hablé con él, no hacía caso, así que tomé su libreta de recados y escribí una nota para que en casa su familia hablara con él.
 
Por la tarde, antes de irse, pedí a todo el grupo que anotaran un material para la clase siguiente. Vi que H. estaba leyendo la nota en su cuaderno. Me dio gusto su interés por leer, pero cuando revisé si había anotado el recado, me di cuenta que arrancó mi recado para su mamá y lo echó a la basura; sólo pude reírme y sacarlo de la basura, pues me hacía ver que entendió mi recado y tomó una decisión de que no llegara a casa”.
 
Como mencioné en el Curso, de eso se trata la lectura, de que los alumnos se interesen por el material escrito, de que vean que es práctico y funcional; lo importante es que utilicemos los métodos como un medio de servicio para l@s alumn@s, siendo sistemáticos en lo que hacemos.
 
 
Fue conmovedor ver cómo una mamá, miembro de Trisomía 21, hizo un agradecimiento a todos los docentes y terapeutas que se preparan y capacitan para que l@s chic@s ejerzan su derecho a aprender a leer y escribir.
 
Elena García Castañeda.
 
 
 
- - - - - - - - - - - - - 
Agosto 2016.
 
Los frutos del trabajo en equipo: ¡por fin Erika comienza a leer!
 
En mis cuatro años de servicio que tengo como docente de apoyo de USAER siempre había querido tener la oportunidad de trabajar con alumnos con Síndrome de Down; hasta hace apenas un año, llegó a la escuela mi primera alumna con estas características. Erika tiene 11 años, es la menor de tres hermanas, cursaba el año pasado 5º de primaria en una escuela regular, le encanta la música y pertenecer a un grupo. Pese a todas sus ganas de aprender, y estar ya en 5º año, Erika no sabía leer ni escribir, y se daba cuenta de ello. Imitaba la escritura haciendo bolitas y pasaba mucho tiempo coloreando o recortando o copiando sin sentido para llenar cuadernos mientras sus compañeros hacían sus trabajos. Su maestra de grupo no tenía idea de por dónde empezar a trabajar con ella la lectura y la escritura.
 
Erika, al centro, con sus compañeras de clase.
 
El primer pensamiento que cruzó por mi mente fue alegría, puesto que nunca había tenido la oportunidad de trabajar y convivir con ellos (ni siquiera siendo alumna de la Normal). Pasados los días de le euforia y todas las emociones encontradas de felicidad, me tuve que poner a pensar qué trabajo íbamos a desarrollar conjuntamente la maestra de grupo, la escuela y la USAER hacia la alumna y cómo haríamos para que la niña sintiera el gusto por aprender a leer y escribir.
 
Los primeros meses fueron de orientación a la madre y a la maestra sobre actividades previas que nos ayudarían para el acceso de lectura y escritura, y sobre todo el reconocimiento de su nombre “Erika”. La verdad es que yo no conocía mucho sobre el método de lectura y escritura de Troncoso y Mercedes del Cerro, tenía nociones y había medio explorado en internet.
 
No fue hasta el mes de enero año con la maestra de grupo que nos adentramos en la aventura de explorar más a profundidad el método y a “ensayo – error” y comenzamos con las primeras palabras. Posteriormente hicimos contacto con Declic quien en marzo de 2016 nos brindó un taller de capacitación para docentes de todos los niveles y pudimos perfeccionar nuestro trabajo. A partir de la capacitación modificamos nuestra metodología y materiales diversos (fichas, tarjetas, loterías) y continuamos con palabras de su contexto, trabajamos con más tiempo en casa y escuela, orientando a la madre de familia para dar seguimiento en el hogar.
 
A la fecha Erika reconoce aproximadamente cuarenta palabras, puede leer pequeños textos e incluso fue participe del programa de lectura titulado "El Quijote nos invita a leer" donde se hizo la sensibilización de las personas con discapacidad y la apertura de otros niños para que se motiven a leer. En el segundo curso que se dio en Cd. Juárez en el mes de junio, se pudo ver el gran avance que ha dado y la seguridad con la que puede leer palabras y frases con comprensión.  Los libros personales han sido un gran apoyo para trabajar con Erika la motivación por seguir aprendiendo nuevas palabras.
 
Ha sido mucho trabajo en conjunto tanto de la maestra de grupo, quien destina tiempo de sus clases para trabajar con Erika, la madre de familia realiza material y fichas con orientación para seguir en casa y, sobre todo, la perseverancia de la escuela primaria por el interés de que todos sus alumnos accedan a la lectura y escritura. Vamos por muy buen camino. En el poco tiempo que tenemos trabajando con el método, hemos visto como la alumna se interesa por leer, no únicamente sus fichas, sino ahora quiere leer todo lo que está a su alrededor. Con método es posible avanzar, sin método ponemos piedras innecesarias en el camino de aprendizaje.
 
Muchas gracias a Declic por impulsarnos a seguir adelante y hacer que nuestros chicos formen parte de una sociedad cada vez más incluyente.
Marisol Chávez R.
Maestra de apoyo USAER.
 
- - - - - - - - - - - - -
 
Irse de campamento.
 
Irse de campamento ayuda a cambiar de perspectiva. Nos da un espacio y un tiempo para estar con nosotros mismos, para convivir con nuestros compañeros y con la naturaleza. Nos da la oportunidad de alejarnos de la rutina, de las prisas y los deberes y de conectarnos con nuestras propias motivaciones y necesidades.
 
Quizás es por eso que las primeras preguntas para irse de campamento suelen estar dirigidas a uno mismo: ¿a dónde quiero ir? y ¿qué quiero hacer? Después de estas dos preguntas surgen muchas ideas: ¡una fogata!, ¡un rally!, ¡nadar!, ¡hacer caminata! Y entonces hay que organizarse, hacer planes y buscar todo lo que hace falta.
 
Los chicos planean el recorrido para llegar al campamento.
 
En el caso del Campamento del Taller de Vida Independiente que realizamos en Declic del 21  al 23 de Julio, la idea fue de Erik, pero pronto la emoción hizo que los demás también nos involucráramos en el proyecto. Así, mientras Erik buscaba un lugar para acampar, Sergio y Toño practicaban cómo se armaba la casa de campaña, hacían la lista de lo que habría que llevar e invitaban a más amigos. Durante la preparación del campamento, los chicos pusieron en práctica diferentes habilidades, aprendieron a valorar sus propios recursos y a pedir apoyo cuando lo necesitaban.
 
Después de meses de imaginar y preparar todo para el campamento, llegó el día. Ya éramos un grupo mucho más grande. Se habían integrado Juan, Lalo, Celine, María, Mariana y Alba. Juntos armamos las casas de campaña (aunque pronto la lluvia cambiara nuestros planes de dormir ahí), jugamos baseball, nadamos, hicimos un rally y contamos historias alrededor de la fogata.
 
El grupo se dedica a armar las casas de campaña.
El campamento no fue como lo imaginamos. Siempre hay algo imprevisto que puede cambiar nuestros planes; pero de lo que estoy segura es que la pasamos muy bien y aprendimos mucho de esta experiencia.  Aprendimos a confiar en nosotros mismos, a divertirnos en equipo, a preparar y anticipar procesos, en fin, a valorar lo que hemos aprendido y a ponerlo en práctica.
 
Sofia Rodriguez, maestra de apoyo del taller de vida independiente.
 
Conociendo a nuevas amistades en el campamento.
 
“Para mí organizar el campamento significaba un reto, ya que este grupo no había salido junto antes y mucho menos con la idea de trabajar y divertirse en equipo, solo habían compartido momentos cortos de trabajo y actividades sencillas, pero permitirse conocerse un poco más unos a otros y trabajar en conjunto en actividades de acampar significaba un reto. El cuál era necesario realizar.
 
Para mí fue un honor poder organizar el campamento  y también que me permitieran guiarlos dentro de la actividad, y con ello formar más allá de un grupo de trabajo, formar un grupo de convivencia, diversión y lleno de trabajo para pasarla bien.
 
Juego de beisbol durante el campamento.
 
Nada de esto pudo haber sido posible sin la ayuda y entrega en esta actividad de mi compañera Sofi, quien comparte el entusiasmo y alegría de llevar actividades como ésta a realizar.
 
También debo agradecer a las familias de nuestros integrantes por depositar la confianza de poder llevar a lo más sagrado que tienen en la vida, sus hijos, para buscar junto con ellos un desarrollo integral con todas las ramas que tiene una vida independiente, teniendo siempre en cuenta que hay más trabajo por delante para lograr dicho objetivo. Y a Declic por apoyar la iniciativa y buscar llevarla a la realidad.
 
La experiencia ha sido muy grata y tanto integrantes como facilitadores ya pensamos en ideas para el próximo campamento, llenos de entusiasmo.
Heriberto Jiménez Jiménez
 
 
 
Junio 2016.
- - - - - - - - - - - - -
Taller de Matemáticas en La Paz, Baja California Sur. 30 de junio y 1 de julio 2016
 
Por Adriana Pérez Carreón.
 
Los días jueves 30 de junio y 1 de Julio estuvimos en el Primer Foro Estatal de la Escuela Básica “La Escuela Pública desde una Visión Inclusiva” en La Paz, Baja california Sur, participando como ponentes en el taller: “La enseñanza de las matemáticas a través de juegos y material didáctico”.  En dos días participaron 45 docentes y directivos de nivel preescolar primaria y secundaria de distintas poblaciones del estado.
 
Gafete de ponente en el Foro Estatal con el logotipo del evento.
 
Nuestro objetivo era mostrar que las matemáticas se pueden abordar desde procesos sencillos y dinámicos que ayuden a todos los alumnos de un grupo a construir pensamiento lógico matemático respetando la diversidad de alumnos, con y sin retos en el aprendizaje.
 
Así, el primer día abarcamos las bases del pensamiento lógico matemático que se abordan en el programa de preescolar en cuatro mesas de juegos rotativos, que provocaron en los asistentes reflexión y conflictos cognitivos al jugar con cajas de zapatos, barras numéricas, canastas de distintos tamaños, listones y tablero lógico.
 
Asistentes al evento usan los materiales didácticos que aportó Declic.
 
Las conclusiones de este primer día de trabajo fueron las siguientes:
 
-La importancia de cursar los 3 grados de preescolar para que se den los 4 ejes metodológicos: manipulación, resolución de problemas, verbalización y representación gráfica.
 
-Es importante planear y realizar actividades de seriación, inclusión, clasificación y conservación de cantidad para la construcción del sentido numérico de unidad y decena.
 
-Aprender a plantear preguntas pertinentes a los alumnos para lograr en ellos el conflicto cognitivo que les permitan razonamiento matemático.
 
- Los 5 principios básicos del contar: correspondencia 1 a 1, la ordinalidad, el número de elementos es independiente de los atributos de los mismos y el número final representa la cantidad del conjunto.
 
Lámina de la presentación de conceptos matemáticos.
 
El segundo día de trabajo los maestros y directores recordaron la importancia de trabajar en equipos y con material concreto, ya que ello da la posibilidad de descubrir y construir pensamiento lógico matemático que no se logra trabajando sólo en libros, cuadernos y pizarrón.
 
Para nosotras como talleristas, nos quedó muy claro la importancia de no mostrar las formas de resolver los problemas aritméticos sino plantear las preguntas adecuadas para que cada equipo encuentre su propia manera, con los mismos materiales, comparando los resultados y los procesos, respetando de nuevo la forma de acceder a ellos.
 
Maestras que asiste al evento usa tablero de pensamiento matemático y lógico.
 
Específicamente en el tablero de la división Montessori, cada equipo encontró una forma distinta de representar y resolver una operación de división con un y dos dígitos. Y eso fue sumamente enriquecedor para el taller.
 
Lo mismo sucede con los alumnos, cada equipo puede encontrar distintas maneras de procesar y resolver, a distintos niveles. De ahi la importancia de plantear consignas claras, retos distintos y organizaciones flexibles.
 
Asistentes al foro usan los materiales didácticos bajo la guía de exposición de Declic.
 
Trabajamos con el ábaco Nepohualtzintzin o ábaco maya. Con ello se introdujo al taller un material valiosísimo que, además de servir para realizar operaciones y cálculos matemáticos, nos da identidad y valoran nuestra cultura al empoderar los aportes de los antiguos mexicanos 
 
Ábaco Nepohualtzintzin o ábaco maya.
 
Gracias a la Secretaría de Educación del Estado de Baja California Sur y a todos los organizadores del evento, por invitarnos a participar de esta maravillosa experiencia de inclusión.
- - - - - - - - - - - - -
Programas educativos para Síndrome de Down
 
El lunes pasado participamos en la Escuela para Padres del Instituto Nacional de Pediatría. Ahí, junto con las escuelas Integración Down, Mosaico Down, CAED y Joyland, y el centro de terapias Jérôme, compartimos nuestros programas y experiencias en la inclusión social y educativa de niños, niñas y jóvenes con síndrome de Down.
 
 
Cada escuela tuvo oportunidad de presentar su programa educativo durante 10 min. Y muchos coinciden en cuanto a las áreas de trabajo: académica, afectivo social, vida independiente y talleres diversos que les van preparando para la vida laboral. El plus de cada institución es diferente, de acuerdo a su misión y visión.
 
Para integración Down, es la autodeterminación, empoderar a los muchachos.
 
Para CAED, es el bienestar en todas las áreas, que se sientan seguros y realizados como personas y el convivir cotidianamente con otros grupos educativos o laborales de personas sin discapacidad para favorecer la inclusión mutua, la interacción.
 
Para mosaico Down el desarrollo de todo el potencial de cada alumno. 
 
Para Joyland, el derecho a pertenecer y el grupo de profesionistas que avalan una atención personalizada.
 
Para centro Jerome hacer programas por edad y nivel de desarrollo, que incluyen talleres y una atención específica en integración sensorial.
 
Declic: por nuestra parte, presentamos el programa de nuestro curso de verano “Makaton” como una alternativa de comunicación para niños y jóvenes que no lograron desarrollar comunicación oral suficiente como para darse a entender en todos los contextos y necesitan una vía complementaria.
 
 
En este evento recordamos que cada persona es única. Cada una tiene sus potencialidades y retos, y su propia forma aprender. Reconocer y aceptar esta diversidad es también un compromiso de buscar la manera para que todos puedan decidir, compartir y participar activamente en la comunidad. No hay dos caminos iguales. Lo que para un niño pudo haber sido clave para su inclusión, puede no ser lo que otro niño necesita y viceversa.
 
Así, en esta búsqueda puede ser fácil perder el norte. Quizás en estos momentos pueda servirnos la orientación de profesionistas y la compañía de otras familias, pero, sobretodo, es fundamental escuchar a nuestros niños y niñas y hacerlos parte en esta búsqueda que es suya. “Nada sobre nosotros sin nosotros” fue una frase clave en la lucha por los derechos de las personas con discapacidad, y aún es una frase muy actual que puede guiarnos en la búsqueda de la inclusión.
 
 
 
- - - - - - - - - - - - -
Experiencia del Curso de Regletas.
 
Por Adriana Pérez Carreón.
 
El curso fue mucho mejor de dos días que de un día. Fue un grupo muy bueno, había mucha participación desde distintas posturas, maestras de preescolar, terapeutas, psicólogas, maestra de primaria frente a grupo, maestras de apoyo.
 
Las personas que toman el curso con regletas en el piso.
 
El trabajo con regletas tienen que ver con el orden de los numerales y cómo se distribuyen espacialmente  los números; la reflexión giró en torno a que no hay planteamientos correctos o incorrectos (6 x 2 o 2 x6) sino la posibilidad de trabajar con la sensibilidad de saber con quien estas trabajando, con el  compromiso de hacer un análisis de los materiales como los libros de texto de matemáticas, y sobre todo con  la certeza de saber usar bien las regletas, aprender la metodología, practicar entre adultos antes de poder aplicarlas. De nada sirve tener “recetas de cocina” de regletas, sino desarrollar esa capacidad lúdica que permite aplicar la metodología de  regletas, en diferentes niveles.
 
Regletas.
 
Otra aportación fue la gran riqueza que permite la socialización en el trabajo con regletas. Fue un gran descubrimiento ver que las regletas a diferencia de otros materiales, permiten a los alumnos con y sin discapacidad, aprender juntos no solo por repetición, sino también por descubrimiento, por imitación y por razonamiento.
 
Las regletas no son para enseñar matemáticas sino para que los alumnos “hagan matemáticas” y además divirtiéndose.
 
Fue una experiencia importante hacer juegos de preescolar, primaria y bases de secundaria, compartiendo distintos puntos de vista y sobre todo, ver que es posible trabajar en la diversidad de niveles lógico matemáticos dentro de un mismo grupo.
 
Regletas dibujadas para explicar el procedimiento.
 
- - - - - - - - - - - - -
Segundo Curso de Lectura y Escritura en Ciudad Juárez, Chihuahua.
 
Inicio del segundo Curso de Lectura y Escritura en Ciudad Juárez, Chihuahua. 45 participantes de todos los niveles desde preescolar a primaria . Madres y profesionistas de apoyo de diferentes escuelas. En el Colegio Santa Fé.
 
Inicio del Curso con la maestra y las y los participantes en salón del Colegio Santa Fé.
 
Inicio del Curso con la maestra y las y los participantes en salón del Colegio Santa Fé.
 
Inicio del Curso con la maestra y las y los participantes en salón del Colegio Santa Fé.
 
Segundo día del Curso de Lectura y Escritura. Muy gratificante ver los frutos del trabajo de dos meses con Erika, alumna de 5o año en escuela pública. Su maestra de apoyo de Usaer, Marisol Chara, su maestra de grupo y su mamá se han organizado para hacer materiales y actividades de primera etapa. Resultado: ¡puede leer 40 palabras y frases con comprensión y mucha alegría! ¡Gracias por este regalo!
 
Erika, su mamá y maestras.
 
Marisol Chara: Este logro no hubiera sido posible sin el compromiso por parte de su maestra de grupo y la directora de la escuela y la familia, juntos podemos seguir avanzando, Muchas gracias a Declic por brindarnos esta oportunidad de seguir aprendiendo y preparándonos para dar una respuesta favorable a todos los alumnos.
 
 - - - - - - - - - - - -
 
Mayo 2016.
- - - - - - - - - - - - - 
 
¿Las Regletas Coussinaire para que nos sirven? - VIDEOS de muestra
 
Por Adriana Pérez.
 
Las Regletas Coussinaire fueron diseñadas por George Emile Coussinarie en 1952 y se utilizan en matemáticas de muchas formas. Se trata de una cajita de madera, con regletas que van en progresión de tamaños y facilitan el aprendizaje de alumnos con y sin discapacidad. Favorecen un circuito que incluye cuatro ejes:
 
Imagen de video de Taller de Regletas de Declic, con maestra y tres alumnos.
 
1.  Manipulación: los niños y jóvenes pueden representar los números y sus relaciones con ellas. Pueden tocar, mover, partir, completar, acomodar en orden ascendente, descendente, hacer tapetes, figuras, etc. Con ello están comparando, realizando operaciones desde el juego libre y el juego dirigido.
 
2. Representación: una vez que se manipula el material, se puede registrar gráficamente, ya sea dibujando en una plantilla que llamamos “simulador” o en hojas en blanco, o con regletas de papel. Es decir, al registrar lo que se hizo en el juego, se siguen planteando preguntas y continúa el proceso de comparación, reflexión, abstracción de las propiedades de los números y sus relaciones.
 
3. Resolución de problemas: las regletas permiten plantear a los niños y jóvenes problemas que van acordes a su nivel de pensamiento lógico matemático. Un problema planteado para  los primeros años puede ser “¿Cuál regleta es más grande, la azul o la negra? ¿Cómo lo compruebas?” Problemas elevados son todos aquellos que implican manejo de distintos datos que permiten satisfacer una necesidad, encontrar una respuesta a un problema planteado.
 
4. Operaciones: todos sabemos que la suma, resta, multiplicación, división, las fracciones, se manejan desde preescolar hasta secundaria. La diferencia al hacerlas con regletas es que pueden entender el proceso, pueden asociar palabras clave durante juegos con cada operación, y razonar los pasos para hacerlo. Las operaciones no son hechas “de memoria”. Las regletas dan a los niños y jóvenes nuevos recursos para argumentar, entender, aprender con otros y sobre todo, disfrutar el hacerlo.
 
Les compartimos algunos videos que dan muestra de algunos de estos elementos:
 
En el primer video se ve a tres chicos con discapacidad intelectual, con diferente nivel de pensamiento matemático, que trabajan juntos en un taller con regletas de acuerdo a sus necesidades.  Uno hace relación numeral-regleta, otro hace multiplicaciones sencillas y el último sumas de un dígito. Y hacerlo en taller es mucho más divertido y formativo que hacerlo individualmente
 
Maestra y tres alumnos usan las Regletas Coussinaire.
 
 
La siguiente liga lleva a una página donde están 15 videos en inglés. Muestran el trabajo en un grupo regular, desde primer año, y cómo a través de los ejes descritos antes los niños aprenden propiedades conmutativas, asociativas y desde muy pequeños descubren, por ejemplo,que las fracciones son algo mas que un nombre.
 
Imagen muestra del menú qie ofrece quince videos.
 
- - - - - - - - - - - - -
 
A ocho años de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad... ¿para qué sirve la Convención? ¿Hace alguna diferencia en nuestra vida diaria?
 
Por Adriana Pérez.
 
Con la colaboración de Alicia Molina, inspiración y compañera fiel en el camino de la inclusión.  
 
Hace 8 años en un día como hoy, varios países entre ellos México, firmaron y se comprometieron para hacer cumplir los acuerdos que se enmarcan dentro de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (ONU) y su Protocolo Facultativo

 
Imagen portada de la Convención de Naciones Unidas.
 
Sin embargo, en los cursos, cuando hablamos de la Convención, muy pocas personas dicen conocerla (de cada 100 participantes entre maestros, terapeutas y papás, sólo 2 levantan la mano).
 
Edificio de Naciones Unidas en Nueva York, y título de la Convención escrito.

¡Y todos trabajamos a favor de la inclusión de niños y jóvenes con discapacidad en nuestras escuelas y en nuestras familias!
 
¿Porqué tan pocas personas interesadas en conocerla? ¿Para qué nos sirve conocerla, y sobre todo, ver las propuestas para hacerla efectiva?  Quizás porque en el fondo creemos que, cuando de leyes y acuerdos  se trata, en México no se cumplen. Sin embargo, es muy importante cambiar esta actitud. Aquí algunos puntos de reflexión:
 
* La Convención es el primer tratado donde las Personas con Discapacidad fueron convocadas como "expertos" para hablar de discapacidad, es decir, se tomó en cuenta su voz, su experiencia, su larga lucha por los derechos de las y los niños, jóvenes y adultos con cualquier tipo de discapacidad, se salió del "gremio" por discapacidad específica (motriz, intelectual, etc) para hablar de un colectivo. La forma y manera de definir la discapacidad  a partir de la experiencia propia, es muy diferente a la forma y manera de definirla desde los "expertos" que no tenemos discapacidad. El lugar en que nos colocamos, desde dónde la miramos, depende del paradigma de discapacidad que llevamos dentro.
 
¿Qué es un paradigma? Es un conjunto de creencias, percepciones sobre algo, nombra algo, lo ordena, lo clasifica, lo asume en la práctica diaria, lo coloca dentro de la realidad. Caracteriza de determinada manera a la Persona con discapacidad, le da un tratamiento específico, le asigna un lugar socio-educativo.
 
Está el paradigma de la discapacidad como algo "mágico-sacrañizado": son "angelitos" donde "tú eres una mamá o papá especial, por eso Dios te lo mando a tí". Por supuesto son asexuados,  no tienen maldad y su lugar es un nicho, o la casa, mientras dure con vida...
 
Está el paradigma médico-reparador, donde la discapcidad es una "enfermedad": el problema está en la persona que está enferma, por lo tanto su lugar es el hospital o la casa, y el protagonista es el médico o los terapeutas en turno. El trato es la reparación, las terapias que reparen y normalicen al niño o joven con discapacidad
 
Está la visión muy extendida hasta hoy en  las escuelas, "normalizadora-asistencialista".  La normalidad es un instrumento que se convierte en mecanismo de exclusión. Los que no entran dentro de la norma, necesitan terapia o un neurólogo que les vea "que pasa en su cerebro", o una maestra "sombra" que les ayude a entrar en la norma de la mayoría. La discapacidad es una deficiencia, la Persona con Discapacidad es objeto de asistencia y tutela, y el trato que reciben es construir "lugares especiales para niños y jóvenes especiales", no pueden estar con los que no son como ellos. Por lo tanto los protagonistas son los maestros especialistas en cada discapacidad, los médicos, los terapeutas, trabajadores sociales, etc.
 
Por último está la visión que marca la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y a la cual queremos apostar: la visión social y de derechos de las personas con discapacidad. Aquí la discapacidad es una construcción social, y las personas con discapacidad son sujetos de derechos. Y ojo, no es que sean "derechos nuevos" que antes no tenían.  Son los derechos de siempre, a la educación, al trabajo, a una vida como la de cualquier niño. La diferencia que marca la Convención es que estos derechos se reconocen como tales, el trato entonces es la construcción de programas de inclusión social que abaten las barreras físicas, sociales, culturales, académicas en cualquier escuela, espacio público, sea el parque, el club deportivo, una iglesia, el transporte colectivo. Estos programas toman a la Persona con Discapacidad como ellos para ellos. Aquí la enorme diferencia.
 
Todos tenemos un poco de todas la visiones, lo importante es reconocerlas antes de apuntar con el dedo a otro lado, culpando a los actores de la exclusión de mi hijo, de mi alumno. Hay que hacer un ejercicio de honestidad personal y compartirlo con el equipo de trabajo que apoya la inclusión  familiar, educativa,  laboral.
 
¿Qué tal si empezamos ya por analizarnos nosotros mismos?
 
La mejor manera de celebrar los 8 años de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad es conocerla y conocernos. Compartir es el camino...
 
- - - - - - - - - - - - -
¿En serio, los niños mexicanos con #SíndromeDeDown y discapacidad intelectual que van a los CAM pueden aprender a leer?
 
Por Adriana Pérez.

Esta pregunta se la hizo una maestra de CAM que participó en nuestro Curso de Lectura y Escritura el 11 y 12 de Marzo en Ciudad Juárez, Chihuahua. Y al compartir en las conclusiones, ella pidió la palabra para decirnos, de manera muy honesta y valiente, que al ver videos de niños y jóvenes con esta condición, leyendo fluidamente, ella pensaba: “son niños muy bien alimentados, tienen muchos recursos, muchas terapias y sus papás están muy preparados en el tema, por eso pueden hacerlo.”

Los videos de los alumnos de Declic son de niños de distintas clases sociales y varios alumnos que asisten a un CAM y siguen en su proceso de lograr la lectura y escritura.

La maestra continuó diciendo: “Realmente tengo que confesar que no los creía capaces, pero al ver todos estos videos y contenidos, me doy cuenta que ellos son capaces, los incapaces de enseñarlos hemos sido nosotros sus maestros”.

Y una causa fundamental ha sido la falta de métodos probados eficazmente para esta población. Una prueba de ello es C. Una chica hermosa que tiene 15 años. Llegó a Declic con todas las ganas de aprender y la disposición de su familia para apoyarla. Actualmente asiste a un CAM a nivel secundaria, y sigue avanzando. Aquí una muestra de un antes y un después de este trabajo compartido.
 
C. escribe palabras directas.

¡C. nos demuestra que si se puede! 

Cuando se conocen bien las etapas, la metodología, se tiene un mapa de ruta… pequeños pasos nos llevan lejos.

Ánimo pues a todos y todas las profesoras de educación regular, especial, de apoyo, padres y madres, terapeutas de niños y jóvenes con discapacidad. En muchos casos, lo que sobra es voluntad, lo que falta es método adecuado. Y la voluntad se fortalece cuando avanzamos y vemos pasos firmes como resultado del trabajo en equipo. Y por el contrario, se acaban las fuerzas cuando con toda la voluntad, no vemos avance, nos estancamos, los niños se frustran, dejan de intentarlo.

¡Se vale intentar y fallar….y hay que intentar sin fallar! … ¡descansar es necesario, continuar es imprescindible!
 
- - - - - - - - - - - - -
 
¿Por qué conmemoramos el 21 de marzo como Día Mundial del Síndrome de Down?
 
Por Adriana Pérez.
 
Este año, una vez más, conmemoramos en el Ángel de la Independencia el Día Mundial del Síndrome de Down: 21 de marzo, por el símbolo que conlleva el día. Las personas con síndrome de Down tienen tres pares de cromosomas en el par No. 21.
 
Persona reunidas en el Ángel de la Independencia para conmemorar el Día Mundial del Síndrome de Down.
 
Conmemorar este Día, es dar luz, dirigir los reflectores sobre nuestras niñas, niños y jóvenes con síndrome de Down y sus familias, dentro de la sociedad en que vivimos.
 
Y no es que en los demás días ellas y ellos no tengan importancia en nuestro diario caminar, en nuestros trabajos y anhelos. Todo lo contrario, día a día nos esforzamos por sus derechos, por la inclusión. Sin embargo, queremos dar algunas de nuestras razones para conmemorar este Día, así como lo hacemos con el Día de la Niñez, del niño, de la Madre, del docente, etc.
 
1. Celebramos que cada vez son mas las miradas que se abren a la diversidad y a dejar de verlos como “enfermos, minusválidos, discapacitados, angelitos, entre otros apodos. Conmemoramos que los vemos como lo que son: personas con una condición específica, la discapacidad intelectual, con todos los retos que esta conlleva y por la cual luchamos y aprendemos a buscar una alternativa de vida.
 
Dos jóvenes con síndrome de Down festejan su amor mutuo durante la conmemoración.
 
2. Celebramos a las madres y padres de familia que no se dan por vencidos, que buscan y se cansan, y vuelven a buscar hasta encontrar con quien hacer equipo para que sus hijas e hijos aprendan, no lo que los profesionales dicen que “deberían aprender”, sino lo que las y los niños “quieren y pueden aprender” sintiéndose exitosos.
 
3. Celebramos a las maestras y maestros que trabajan por la inclusión. Muchos de ellos, con sus recursos propios, buscan la capacitación a través de nuestros cursos porque quieren, porque desean en verdad, hacer el milagro en la vida de estos niños, dándoles métodos adecuados. Y no sólo hablamos de maestros de primaria y preescolar, regulares, también hablamos de maestros de Centros de Atención Múltiple, que buscan incluir a sus alumnos y alumnas dentro de un proceso de aprendizaje que les de herramientas para la vida.
 
Personal de Declic presente en la conmemoración del Día Mundial del Síndrome de Down.
 
4. Celebramos a terapeutas de lenguaje, aprendizaje, psicólogos, trabajadores sociales, pedagogos, monitores , que son maestros de apoyo para nuestros alumnos; a sus directores y supervisores que buscan recursos de programas de educación pública para llevar capacitación a sus centros. Celebramos a todas y todos ellos por la inventiva, la creatividad, por la energía que ponen en superar sus límites en todas las áreas:  económicas, de tiempo, de organización, de políticas públicas. Por qué encuentran la manera de dar prioridad a lo que tiene que ver con los derechos a la educación de los y las niñas con síndrome de Down, en toda la educación básica.
 
5. Por último, este año queremos resaltar que celebramos también el formar parte de Red Down, una red de profesionistas que estamos al servicio de las familias que tienen una persona con síndrome de Down, donde hay médicos, terapeutas y especialistas en muchas áreas del desarrollo. Así abrimos una cultura de cooperación y de humildad entre los que colaboramos en esta red, quitando las aureolas de “super especialistas” y “super expertos” en el tema. Todos aprendemos de todos, todos necesitamos de todos, todos sumamos más porque eso lo aprendemos en el trabajo cotidiano: nadie tiene todas las respuestas a todas las preguntas de nuestras niñas, niños y jóvenes. Sin embargo, es mucho mas fácil encontrar el camino adecuado cuando lo hacemos desde un lugar de humanidad y logramos mirarnos mas allá de nosotros mismos: con la mirada que nos reflejan las personas con síndrome de Down, compartiendo lo que somos.
 
Personal de Declic presente en la conmemoración del Día Mundial del Síndrome de Down.
 
Y como muestra de esta cultura, que va cambiando poco a poco, les comparto una parte del texto que escribió una niña de 11 años, alumna de 6º. año de una escuela primaria en la Ciudad de México. Inventa la historia de una niña que tiene que migrar del campo a la ciudad y, en su primer día de escuela, relata lo siguiente:
 
Primer día de escuela. Las clases me gustaron mucho, pero hubo algo que pasó. En el recreo toda la primaria sale al patio y yo me sentí sola porque no conocía a nadie, pero un niño de 2º año con síndrome de Down se acercó y se sentó al lado de mí. Me miró tiernamente con sus ojos rasgados y sentí como si se fuera todo el dolor.
 
Segundo día de escuela. Hoy pasó lo mismo, pero ahora me habló diciéndome que su nombre era Fernando. Le entendí con dificultad porque su lengua es muy grande y no puede pronunciar bien. Al final del recreo un niño me dijo que no me acercara a él porque era raro y no sabía ni hablar ni escribir bien, pero no le hice caso, ya que Fernando me llenaba de alegría.
 
Tercer día en la ciudad. Ya tengo un amigo y uno muy especial. Parece que ya todo lo que dice Fernando lo entiendo. Soy la única que lo hace, también soy la única que se acerca a él en el recreo, ya lo quiero mucho, y poco a poco se va el dolor de haber perdido mi casa y los amigos que tenía antes en mi pueblo."
 
Personas que conmemoran el Día Mundial del Síndrome de Down.
 
La historia continúa y al preguntarle a esta niña en que se inspiró para contar esta historia me dijo de la forma más sencilla: sólo pensé en mi amigo con síndrome de Down y todo salió de mi.
 
Así que a seguir celebrando y trabajando por la diversidad. Que estos días de descanso nos reparen fuerzas y entusiasmo. 
 
- - - - - - - - - - - - - -
 
Curso-taller de “El proceso de Lectura y Escritura en niñ@s con discapacidad intelectual y dislexia”, en Ciudad Constitución, Baja California Sur
 
Por Adriana Pérez.
 
“Me convencí que se puede hacer más que sólo socializar con los con niños con DI (discapacidad intelectual). Me abrieron mi sentido de compromiso nuevamente”. Testimonio de maestra después de participar en el curso.

Docentes que tomaron el curso en Ciudad Constitución, Baja California Sur.
 
Docentes que tomaron el curso en Ciudad Constitución, Baja California Sur.
 
Éste es un testimonio de una maestra que acudió al curso-taller de “El proceso de Lectura y Escritura en niñ@s con discapacidad intelectual y dislexia”, en Ciudad Constitución, Baja California Sur, el pasado 3 y 4 de marzo de 2016. Lo impartimos a un grupo de maestras y maestros comprometidos en aprender un nuevo método, como es el método Fonético-Gestual; al igual que se disiparon y reforzaron conocimientos previos de otro método que ya les habían impartido en una capacitación general, (Método Troncoso), y sobre todo pudieron vivenciar todos los aprendizajes de una manera más analítica y práctica al estar trabajando con los materiales.
 
Ejercicio del curso: una de las maestras participa con los ojos vendados.

Lo importante es crear un cambio, hacer un cambio y generar un cambio para tener un impacto positivo en los chicos que lo necesitan, que necesitan otros métodos para aprender, sin dejarlos a un lado del proceso, tan básico y necesario, la lectura y la escritura.
 
Tuvimos la grata oportunidad de trabajar con un adolescente con síndrome de Down dentro del taller que no había incursionado en este método de lectura y escritura, y poder compartir la felicidad de la madre, los maestros y el chico. Ver cómo se pueden generar y acomodar espacios para tener aprendizajes colectivos en el aula para todos, sin importar que estos chicos ya estén en la adolescencia, y no hayan podido aprender a leer a pesar de acudir a la escuela regularmente desde el preescolar.

Maestras, sonrientes, trabajan en grupo con materiales del curso.
 
Porque en la vida hay que disfrutar de lo que hacemos y de lo que la vida nos da, tuvimos un hermoso paseo al avistamiento de ballenas, ofrecido por las organizadoras del curso: la maestra KoKa y la maestra Ma. Carmen Escalera, supervisora escolar, acompañadas de otros tres maestros que nos acompañaron a esta experiencia, y nos compartieron sus vivencias docentes. ¡Y las ballenas también se dejaron ver!

Maestro concentrado en ejercicio del curso.
- - - - - - - - - - - - - - 
 
Cursos, cursos, cursos... ¿Para qué tantos cursos, mamá?
 
Por Adriana Pérez.
 
Esta es la pregunta que me hizo mi hija de 11 años al hacer nuevamente la maleta y explicarle que sus hermanos mayores la recogerán de la escuela, le ayudarán en sus tareas.
 
El pasado fin de semana tuvimos el Curso de Matemáticas-Declic en el Altillo, en la Ciudad de de México, con la participación de maestras y maestros de Puebla, Texcoco, Toluca, La Paz, Chilpancingo y Ciudad de México. Fue un curso muy rico no sólo por los conocimientos y experiencias compartidos, sino porque fue el primero en que integramos dos elementos muy enriquecedores para el manejo de números y cantidades: el touchmath y el nepohaultzintzin.
 
En el primero, fue Marisol Paz quien explicó las bondades de trabajar con este material especialmente para reconocer los numerales y hacer la seriación de los mismos asociándolos a la cantidad correspondiente.
 
En el Nepo, como se le conoce coloquialmente, fueron Mariana Castillo Mir y Brenda Rosas quienes nos explicaron, desde un contexto muy sencillo, el origen de este maravilloso ábaco y su uso dentro del conteo, la lectura y comprensión de cantidades de tres dígitos hasta 9 dígitos. Mariana en este punto expresó: “yo no necesito todas las columnas, solo hasta el mil” hablando de cantidades de dinero.
 
Aprendimos a representar cantidades con el Nepo y a hacer sumas mentales, de una manera sumamente sencilla. Nos enfrentamos al conflicto que confronta un niño por primera vez y logramos superar las dificultades de no saber, no entender, hacia la alegría de poder hacerlo, demostrarlo en el ábaco.
 
Finalmente trabajamos con metodología Montessori en las operaciones básicas y en el manejo de medidas de tiempo y de capacidad.
 
¿Qué distingue a un curso de otro? Sin duda sus participantes y también las ganas de innovar del equipo de Declic. Estamos buscando superarnos día con día buscando nuevas estrategias y compartiendo con ustedes en forma clara y sencilla.
 
Por ello sus comentarios constructivos nos enriquecen, Ahora toca prepararnos para dar en La Paz dos talleres: el primero de valoración de alumnos con discapacidad, el segundo de bases para la lectura y escritura y un curso de lectura y escritura en Cd. Constitución, de 14 horas.
 
¡Gracias por seguir compartiendo herramientas para aprender y pertenecer!
 
 
Febrero 2016.
- - - - - - - - - - - - -
Iniciamos Febrero con tres talleres muy enriquecedores para nuestra misión en Declic: compartir herramientas para crecer y pertenecer.
 
Por Adriana Pérez.
 
El  4 y 5 de Febrero, los maestros del CAM “Lázaro Cárdenas” ubicado en la ciudad de Pátzcuaro, Michoacán, se dieron cita para tomar dos talleres impartidos por Declic: el taller del método Fonético-Gestual y el taller de pensamiento lógico-matemático.
 
Fueron 13 maestros de CAM de preescolar primaria y secundaria.
 
Los maestros comentaron que se les hizo fácil aprender el MFG porque les gusta trabajar con el cuerpo y que este método, que se parece a otros métodos fonéticos que ellos manejan, complementa más su trabajo.
 
Algunos maestros se les hizo fácil la implementación,  a otros no, porque conocen lengua de señas y se confunden fácilmente. A pesar de la discapacidad piensan que pueden hacerlo accesible a los alumnos del CAM.
 
En el taller se mostraron muy activos, con muchas ganas de aprender acerca de las etapas y características del método.
 
Maestras y maestros toman el curso de matemáticas, en Michoacán.
 
En el taller de matemáticas, se les hizo muy práctico aprender a utilizar materiales como el tablero lógico, porque lo pueden aplicar a diferentes contenidos en sus aulas y pueden hacerlo vivencial .
 
En este taller se dieron cuenta que las matemáticas como es pensamiento abstracto, el material es clave, pues facilita hacerlo accesible a los chicos con discapacidad, porque la construcción de conceptos requiere cosas tangibles: el 2 es más pequeño que el 5 y más grande que el 1, no lo asimilan hasta que está asociado a 10 cajas de tamaños de menor a mayor y pueden meterlos una adentro de la otra.
 
Por ejemplo, muchos dijeron: “los míos no manejan el dinero”; sin embargo, pudieron entender que bases había que desarrollar. La asociación, la clasificación y la inclusión son fundamentales para ello.
 
Encontraron ejemplos para cada uno de los conceptos: un maestro decía que se daba cuenta de que una de sus alumnas ya tenía conceptos de inclusión para uso de monedas de 10 y de 5 porque era capaz de cambiarles estos 15 pesos por  15 monedas de un peso. En cambio, su compañera quería las monedas de 1 peso porque eran “más”, valían mas que las de 10 y 5.
 
Otro elementos importante fue el mostrarles el uso de materiales sencillos de conseguir: tapas de café, popotes, cajas, etc. Con ellos se puede trabajar de muchas maneras, ya que el pensamiento lógíco-matemático requiere mucha práctica  y la novedad es algo importante para mantener la motivación.
 
Maestras y maesrtros michoacanos refuerzan su conocimiento con el curso de matemáticas.
 
El 12 de Febrero hicimos también el taller de matemáticas con maestros de los grupos especiales maristas (grupos GEM). Son grupos de niños y jóvenes con discapacidad intelectual de colegios maristas ubicados en distintas ciudades del país. Fueron 45 maestros y maestras, que trabajan en grupos desde preescolar hasta preparatoria y laboral.
 
Aquí algunos de sus testimonios:
 
“Antes de tomar este taller para el manejo de dinero yo iba directo a asociar monedas con imágenes de publicidad que pegan en el cuaderno.
 
Ahora sé que es básico ir paso a paso, desde la asociación y correspondencia uno a uno, hasta la seriación con monedas, la inclusión asociando monedas a regletas bicolor, por ejemplo y clasificarlas como una categoría.  Sé que nunca es tarde para aprender y respetar los paso,s que tienen que consolidarse antes de dar por sentado el clásico “no puede aprender porque es muy bajito, es mucha su discapacidad”.
 
Maestras y maesrtros michoacanos refuerzan su conocimiento con el curso de matemáticas.
 
“Aprender que puedo elaborar cajas TEACCH para mis alumnos es una gran herramienta que aprendí en este taller: yo les pongo a elaborar pulseras con ensartado, y algunos tienen mucha dificultad para respetar una seriación. Ahora sé como puedo facilitarles esa tarea para que participen todos en el proceso de producción, sin excluir a nadie."
 
En el taller de fonético gestual dijeron una frase que se me quedó muy grabada: una buena maestra tiene muchas barajas. Y es verdad, tenemos que capacitarnos siempre, siempre, siempre, porque nunca terminamos de aprender y cada alumno nos presenta retos distintos. Por lo tanto capacitarnos es clave. Hoy aprendí que es clave también buscar la parte de aplicación de los aprendizajes que vemos en el salón, para que sean significativos realmente a nuestros alumnos.
 
“Me gustó mucho conocer la metodología de las barras bicolor y del banco matemático. Es algo que se´que va a favorecer mucho a mis alumnos”
 
- - - - - - - - - - - - -
 
IBBY México: Una biblioteca para la inclusión
 
Por Adriana Pérez.
 
Hoy tuve una grata experiencia que quiero compartirles, conocí y disfruté de la Biblioteca IBBY MEXICO /A LEER.
 
Para todos los que nos apasiona la lectura y escritura, esto es un banquete. En la página web pueden encontrar la ubicación y todos los servicios que la biblioteca ofrece, sus horarios, etc.
 
Lo que yo quiero compartirles, es que es una biblioteca incluyente, que promueve la lectura de todos los niños y niñas con y sin discapacidad y es un gran apoyo para los padres y maestros.
 
Tienen un área de producción de más de 200 libros en braille, 30 audiolibros, 20 videolibros en lengua de señas mexicana y algunos ejemplares de  libros de lectura fácil. Éstos últimos contienen pictogramas con imágenes grandes y párrafos cortos, para así favorecer la lectura de los niños que se encuentran en el proceso de aprender a leer y que tienen dificultades en la lectura.
 
Dos chicos con discapacidad realizan tareas didácticas mientras juegan entre sí.
 
¿Por qué es importante la lectura para la inclusión? 
¡Porque es una llave maestra! Hay niños y jóvenes con discapacidad que no lograrán la comunicación oral y su única manera de comunicarse con el mundo será a través de la palabra escrita. Para otros  chicos, como Aldo, la lectura y escritura los afiazarán en la comunicación verbal, dándoles confianza y empoderándolos.
 
Por ello, la labor de IBBY es muy valiosa para quienes trabajamos en este campo de la educación inclusiva. Ahí se imparten cursos gratuitos de promoción de la lectura para niños con discapacidad auditiva y para sus familiares. También hay algunos para promover la lectura para el público en general que están a precios accesibles. Dan capacitación a los maestros para convertirse en mediadores de la lectura. Tienen un sitio fabuloso con cápsulas sobre escritores reconocidos, así como estrategias de lectura.
 
Les advierto que una vez que entren ahí, no podrán parar de leer.
 
Esta es la página principal: http://www.ibbymexico.org.mx/
 
Logotipo de IBBY México.
 
Y aquí podrán ver estrategias para fomentar la lectura y la escritura:
 
Hay reseñas de libros por autores, estrategias para la lectura y escritura, cápsulas de libros para acercarnos a ellos… pronto tendrán muchos servicios más por medio de su plataforma virtual.
 
Pueden hacerse miembros activos en línea llenando un formato y enviando una foto, para luego recoger su credencial pagando únicamente cien pesos. Con la credencial, pueden tener hasta 3 libros en préstamo a domicilio por cada miembro de la familia.
 
Así que no hay pretexto. Muchas personas dicen:
 
“Yo no leo libros con mis hijos porque los que tenemos en casa ya se los saben de memoria y le aburren. Y además, son muy caros”

Portadas de tres libros que ofrece la biblioteca.
 
Es verdad que éstos no son baratos y difícilmente podríamos comprar tres libros distintos al mes. Justo ahí tenemos una gran oportunidad con esta biblioteca, podemos sacarlos en préstamo si acudimos a la biblioteca de IBBY.
 
Lo mejor de todo es poder disfrutar el leer con tu hijo, con y sin discapacidad, elegir entre dos títulos, ya sea por las imágenes o el tema que se que le apasiona, tomar el  libro entre tus manos, disfrutar seguir cada página, adaptar el texto si es muy largo o las letras muy pequeñitas, a frases cortas y con letras grandes.
 
Y así, a partir de la lectura, quizás nos dan ganas de hacer algo más juntos. Muchas veces no encontramos una buena actividad para hacer con nuestros hijos. Ésta puede ser una solución. Por ejemplo: si es un libro de recetas de cocina, pues elegir una y cocinarla. Si es un libro de mamás y bebés, pueden cantar una canción de cuna y acunarlos. Las posibilidades son muchas. Todo depende de si se disfruta.